viernes, 20 de marzo de 2009

Oda Nobunaga (2ª Parte)

En 1556, justo antes de que Nobunaga cumpliera 22 años, su hermano menor Noboyuki conspiró junto con su primo Shibata Katsuie y el más anciano de los vasallos de Nobuhide, Hayashi Sado, para asesinarlo, pero fracasaron.

Todo parecía ir bien en el entorno de Nobunaga, pero llegaría un desgraciado incidente en Mino. Su suegro, Saito Dosan, sería derrotado y asesinado por su propio hijo adoptivo Yoshitatsu (Saito había asaltado Mino y había matado a su padre (el gobernante de Mino) lo había adoptado y se habia casado con su madre) en la batalla de Nagarawa. Yoshitatsu era un tipo bastante hostil, apodado como ‘la serpiente’ y comenzó su etapa como daimyo de Mino confiscando la dote que tenían allí los Oda, perteneciente a la mujer de Nobunaga. Esto debilitó el poder militar de Nobunaga e hizo que se alzaran abiertamente contra él su hermano Nobuyuki (cuya facción había estado aumentando), su primo Shibata Katsuie e Hidesada. Nobunaga los derrotó a los tres en la batalla de Ino y si no hubiera sido por la intervención de su madre, no los hubiera perdonado. No en vano, Nobuyuki volvería a intentarlo un año después, pero esta vez su primo Shibata Katsuie, deseando demostrar ser digno del perdón que le había concedido Nobunaga, lo imformó de todo y de esta forma acabó con la vida de su hermano Nobuyuki.

En 1559, Nobunaga había conseguido eliminar toda la oposición que tenía dentro de su clan pero sin embargo descubrió un complot que se estaba formando alrededor suya. El delegado del gobierno Shiba Yoshikane, que anteriormente había ayudado a Nobunaga ayudandole a forjar alianzas con los clanes Kira e Imagawa, estaba en conversaciones con dichos clanes para conseguir desahuciar a Nobunaga y conseguir restaurar el poder de su clan, los Shiba.

En 1560, Imagawa Yoshimoto, el mayor enemigo del padre de Nobunaga y uno de los 4 grandes daimyo del Imperio, invadió el pequeño feudo de Nobunaga con la excusa de ir a Kyoto en ayuda del Shogun. Yoshimoto contaba con 25.000 hombres, diez veces más que las de Nobunaga. Sin embargo, un ataque sorpresa liderado por el joven Nobunaga los Oda acabaron con ellos en la batalla de Okehazama. El conflicto acabó con la cabeza de Yoshimoto a los pies de Nobunaga. Uno de los vasallos de Yoshimoto, Matsudaira Motoyasu (futuro Tokugawa Ieyasu, que pasó al servicio de Yoshimoto de pequeño tras ser liberado por los Oda), fue dejado de lado por los Imagawa y como venganza o como maniobra oportunista, pactó enseguida con Nobunaga, decidiendo que el primero que consiguiese apoderarse de Kyoto le juraría lealtad al otro. Mientras los otros tres gandes daimyo (Takeda Shingen, Uesugi Kenshin y Hojo Ujimasa) se anulaban mutuamente en guerras indecisas, Nobunaga comenzó a conquistar, uno a uno, los feudos que le bloqueaban el camino hacia Kyoto.

En 1561, Saito Yoshitatsu murió debido a una enfermedad y lo sucedió su hijo, Saito Tatsuoki. Éste no tenía suficiente carisma ni fuerza cosa que aprovecho Nobunaga para convencer a gran parte de sus sirvientes para que se pasaran a su bando. En 1567 lanzaría Nobunaga un ataque final contra Mino y se haría con el poder del daimyou, exiliando a Tatsuoki. En este periodo fue cuando Mitsuhide Akechi pasó a formar parte del ejército de Nobunaga.

En 1565, Nobunaga entabló una alianza matrimonial con Azai Nagamasa, daimyo del norte de Omi, que podía impedirle su avance hacia Kyoto. Le dio como esposa a su hermana menor Oichi y de este matrimonio nacieron tres niñas que cambiarían la historia de Japón: Yodo-gimi, favorita de Hideyoshi y madre de su heredero; Tokubo, esposa de Hidetada, heredero de Ieyasu; y Jokoin, cristiana, esposa del daimyo Kyogoku, y ‘caballo de Troya’ en el asedio de Osaka en 1615. Tras esta boda política, Hideyoshi derrotó en Inabayama a Saito Tatsuoki por lo que Nobunaga tenía el camino libre hacia Kyoto. Se trasladó a Inabayama y le cambió el nombre a Gifu.

En 1566, después de que cometiera seppuku el Shogun Ashikaga Yoshiteru, su hermano menor Yoshiaki, se escapó de donde estaba recluido y empezó a buscar a algun daimyo que protegiera sus derechos sucesorios. Tras 2 años buscando ayuda junto a Wada Koremasa sin respuesta, estos decidieron acudir a Nobunaga, el cual aceptó ayudarlos.

Justo antes de entrar en Kyoto, Nobunaga sometío a Sasaki, daimyo del sur de Omi, Miyoshi y Matsunaga, les perdonó la vida, pero éstos le pagaron rebelándose contra él una y otra vez. Yoshiaki fue puesto como shogun (aunque en realidad era un títere de Nobunaga). Allí conocería al jesuita Lúis Fróis, que había sido enviado a Japón para extender el cristianismo y se había hicieron muy amigos, tanto que Fróis se trasladó a la residencia de Nobunaga y escribió varios libros contando cosas sobre el líder. Aprovechándose de su nueva posición dentro del poder, Nobunaga quiso mostrar su estatus, construyendo un emplazamiento cerca de Kyoto que sirviera como elemento disuasorio para quien intentara tomar el control de Kyoto. De esta forma construiría el Castillo y la ciudad de Azuchi a 40 kms de la capital imperial, junto al lago Biwa, justo en la intersección de las tres mayores rutas que convergían en la ciudad.

Los gustos de Nobunaga eran muy refinados, y ello quedó patente en la decoración del castillo, donde no escatimó a la hora de reunir a los mejores artesanos y artistas. El más destacado de ellos fue Kano Eitoku, que pintó magníficos byobu y fusuma, biombos y paneles deslizantes, con hermosos motivos de la naturaleza sobre fondos dorados. Asignó también algunas sumas para reparar el kinri o palacio imperial, e inició en la Segunda Avenida de Kyoto la construcción de un palacete para el shogun, vigilando él mismo las obras desde una altura, katana en mano y ojo avizor. De esta forma es como comenzó la construcción de uno de los palacios/castillos más bonitos de Kyoto, el Castillo de Nijo.

Para decorar el interior del castillo de Nijo, Nobunaga usó los biombos y demás tesoros de arte del templo Rokujo Hónkokuji de la secta del Loto. Nobunaga también coleccionaba buenas piezas de porcelana para la ceremonia del té, estando en una campaña por Settsu en 1568, Matsui Yukan, un rico mercader de Sakai, le regaló una tetera famosísima llamada Matsushima. En una ocasión su amigo Lúis Frois ofreció a Nobunaga ropas occidentales, y él honró a su amigo al vestirse con ellas, convirtiéndose en el primer japonés conocido que vistiera a la europea.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP