lunes, 16 de marzo de 2009

World Baseball Classic: Cara y cruz para Japón

Después de sus dos victorias contra China y Corea, tocaba revancha contra la escuadra japonesa. En esta ocasión el partido fue muy reñido y se decidió por una sola carrera.

Corea del Sur se cobró la revancha de la contundente derrota sufrida el pasado fin de semana frente a Japón al derrotarlo por 1 carrera a 0 en el último juego correspondiente al Grupo A del II Clásico Mundial de Béisbol disputado el lunes por la noche en el diamante del Tokyo Dome de la capital nipona.

La única anotación del encuentro se produjo en la cuarta entrada cuando Jo Lee aprovechó un sencillo de su compañero Keun Woo Jeong para conseguir la carrera que a la postre posibilitó a los actuales campeones olímpicos apoderarse del primer lugar de la Serie Asiática.

Ambas escuadras ya se encontraban clasificadas para la segunda ronda que se han iniciado en estos días en el campo del PETCO PARK de la ciudad norteamericana de San Diego.

Ese encuentro decidió el orden en el que clasificaban como representantes del continente asiático. Los nipones quedaron encajados en el mismo grupo que Cuba, Sudáfrica, Australia y México.

En el primer partido de la segunda fase, se reeditaba la anterior final: Japón - Cuba.
En esta ocasión, los cubanos fueron barridos por Japón con un rotundo 6-0.

Para Japón fue la segunda blanqueada que consigue en esta edición del Clásico después de vencer 4-0 a China en la primera ronda, teniendo a Yu Darvish como ganador.

Japón jugará el martes en la noche contra el ganador del juego entre México y Corea del Sur, por un boleto para las semifinales, que se jugarán la próxima semana en Los Ángeles.

El segunda base Akinori Iwamura pisó la registradora para dar movilidad a la pizarra y marcar la diferencia que permitió a la selección japonesa hacerse del triunfo.

Iwamura llegó a la registradora debido a un mal lanzamiento de Norberto González cuando las bases estaban llenas en el tercer episodio, en el que Japón consiguió racimo de tres anotaciones.

El pitcher estelar de los Medias Rojas de Boston, Daisuke Matzuzaka (1-0) se acreditó la victoria para Japón al trabajar seis episodios, en los que permitió cinco imparables y retiró a ocho por la vía del ponche.

Después de seis entradas, Matzuzaka dejó en 0.00 su promedio de efectividad, y mejoró a 5-0 su marca en juegos del Clásico de Béisbol.

Matzuzaka se encargó de mojar la pólvora de los toletes cubanos, que llegaron al juego con 11 vuelacercas, pero esta vez les impidió conectar por lo menos uno.

Por la selección de Cuba el pitcher Aroldis Chapman (0-1) cargó con la derrota en dos entradas un tercio, en los que fue castigado con tres imparables, tres carreras, dio tres pasaportes y ponchó a uno.

La última vez que ambos equipos se encontraron en el Petco Park, de San Diego, la selección de Japón salió con el triunfo por 10-6, en la final del Clásico de Béisbol, del 2006.

Aquí les dejo un video de aficionados japoneses durante el partido.

  © Blogger templates The Professional Template by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP